Búsqueda de Visión

Unique vision quest

Aho Mitakuye Oyasin” significa en Lakota ”a todas mis relaciones”.

Decidí seguir la enseñanza de las naciones autóctonas de las Américas del Norte, “la visión del sueño”. Anteriormente, esta práctica la realizaban los hombres de la tribu, un rito de iniciación ancestral basado en un proceso simbólico de muerte y renacimiento, para pasar a la edad adulta y, en ocasiones, convertirse en el líder de la tribu. Después de 4 ó 7 años de “búsquedas de visión”, los hombres continuaban con la danza del Sol. Estos ritos sagrados forman parte del “Camino rojo”.

Decidí “subir a la montaña” en busca de un sueño, una visión… un viaje en silencio imbuida en la naturaleza que duró cuatro años y que se inició en 2015. 

Cada año están ligados a un rumbo, a una deidad, un color, la energía de un nahual (un espíritu animal), una dimensión de nosotros mismos – emocional, espiritualidad, física, mental.

Una vez al año, en el mismo lugar, uno se encuentra con un “abuelo”, el guardián del Fuego Sagrado, y otros “visionarios” para hacer este viaje a las montañas con uno mismo. Sin comida ni agua durante cuatro días, todos se aíslan en un rincón de la montaña.

Rodeado por las oraciones de tabaco en un círculo, uno permanece en este espacio restringido durante cuatro días, con la naturaleza, tan bella como poderosa, alrededor. Se necesita dejar la zona de confort, para encontrar confianza en las profundidades del ser. Volverse uno con sus pensamientos.

Sus sueños y visiones son increíbles, guían el sol y la luna, la lluvia y el viento, el calor y el polvo, los animales, árboles, sonidos y olores del bosque son parte de la enseñanza

“La naturaleza me habla de la mejor manera posible, siendo ella misma y por fin la escucho”. 

Scroll al inicio